Recomiendan controlar que los carnets de vacunas estén al día

En Argentina el último caso endémico de sarampión se registró en 2000. No obstante, ante la notificación de un caso de sarampión importado en Tucumán, Entre Ríos se suma a la recomendación de controlar que el calendario de vacunación esté al día, e inmunizar de ser necesario. Asimismo el Ministerio de Salud recuerda que es primordial revisar e informarse acerca de la correcta cobertura de inmunizaciones antes de viajar a destinos foráneos.

 

En Entre Ríos la vacuna que protege contra el sarampión, virus registrado como endémico por última vez en el país en 2000, está en stock y se inmuniza a buen ritmo de calendario. El dato cobra importancia debido a la notificación de un caso de sarampión importado en Tucumán. 

El Ministerio de Salud de la provincia, desde el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) dependiente de la Dirección de Epidemiología, recomienda a los padres que controlen –con los profesionales de la salud– el carnet de vacunación de sus hijos y en los casos que lo requieran, soliciten la inmunización respectiva. 

La jefa del PAI, Albana Gavini, precisó: “Si bien es un caso importado, es fundamental marcar la importancia de vacunarse porque gracias a campañas de vacunación nacionales han logrado eliminarse en el país enfermedades como la poliomielitis, la rubéola congénita, el sarampión y la hepatitis A. Por eso es importante, siempre, controlar el carnet de vacunación cuando uno sale del país, informar a qué lugar va y preguntar qué vacunas son las indicadas según destino. En Europa y en Brasil hace años que se registran brotes de sarampión. Y la recomendación es aplicarse la vacuna doble o triple viral”. 

Respecto al sarampión, Gavini destacó que “es un virus de alto contagio, provoca un cuadro febril con mucho malestar general y se complica siempre en los niños pequeños, dado que puede llegar a derivar en una meningitis o encefalitis por sarampión”. 

La funcionaria resaltó que ante la serología positiva para sarampión se actuó rápidamente para evitar la transmisión viral: se buscaron los contactos y se realizaron los bloqueos en Salta, Córdoba y Tucumán. 

Concretamente, que el país no registre casos de sarampión autóctono es un logro de los programas de inmunizaciones y las campañas masivas que se hacen cada cinco años, la última fue en 2014. En este sentido, la especialista remarcó que “los niños y los adultos por lo general tienen que tener entre 2 y 3 dosis de vacuna doble viral (sarampión y rubéola) o triple viral (sarampión, rubéola y parotiditis)”. 

En lo que respecta a las acciones sanitarias ante el ingreso de un virus que es altamente contagioso y se transmite rápidamente a través de las vías respiratorias, Gavini informó que “consisten en cortar la transmisión lo más pronto posible mediante la vacunación que es a virus vivo atenuado por lo que no se aplica a embarazadas ni a quienes tienen compromiso en sus defensas (inmunocomprometidos)”. 

Para tener en cuenta 
La vacuna, al estar incluida en el calendario nacional es gratuita y está disponible en centros de salud y hospitales públicos de todo el país. 

El Calendario Nacional de Vacunación contempla una dosis al año de vida y un refuerzo durante el ingreso escolar (5 o 6 años) de vacuna triple viral (sarampión-rubéola-paperas) mientras que los adultos deben contar con dos dosis de la vacuna doble (sarampión-rubéola) o triple viral. La vacuna no puede administrarse a mujeres embarazadas. 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta mediados de marzo de 2017 se notificaron en el Sudeste Asiático 6.655 casos de sarampión, en África 5.061 y en Europa 1.487 (con notificaciones en Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Francia, Italia y Portugal, entre otros). 

Los adultos menores de 50 años deben contar con el esquema de vacunación contra el sarampión completo –dos dosis de la vacuna doble o triple viral– porque con una sola dosis hay mucha posibilidad de contraer la enfermedad si están en un lugar donde circula el virus. 

El síntoma más reconocible de esta enfermedad es la erupción con manchas rojizas en todo el cuerpo. Antes de la aparición de la erupción se desarrollan síntomas similares al resfriado, como tos, escurrimiento nasal, fiebre y conjuntivitis. Puede generar complicaciones como sordera, neumonía, encefalitis y ser en algunos casos fatal. 

Aunque en Argentina, no existen casos autóctonos desde 2000, es muy importante la vacunación para evitar el contagio por casos importados de otras regiones donde sigue circulando el virus.