La provincia recuerda la importancia de incorporarse al registro de donantes de médula ósea

En el Día Nacional del Donante de Médula Ósea, que se celebra este 1 de abril, el Ministerio de Salud, a través del Centro Único Coordinador de Ablaciones e Implantes de Entre Ríos (Cucaier), ratifica la importancia de inscribirse como donante en los centros de captación de células progenitoras hematopoyéticas de la provincia. El Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) abre la posibilidad de dar respuesta a personas que necesitan un trasplante y no tienen un donante compatible en su grupo familiar.

 

El 1 de abril, día en que el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) cumple 14 años, se conmemora el Día Nacional del Donante de Médula Ósea. En esta fecha se recuerda que cada año cientos de personas son diagnosticadas con enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplástica, linfoma, mieloma, errores metabólicos o déficits inmunológicos, trastornos que pueden ser tratados con un trasplante de células progenitoras hematopoyéticas, conocido popularmente como trasplante de médula ósea.

Sin embargo, sólo entre el 25 y el 30 por ciento de estos pacientes tiene la posibilidad de encontrar un donante compatible en su grupo familiar. El resto debe recurrir a un donante no emparentado, a través de los registros de donantes voluntarios, entre ellos el Registro Argentino, que constituyen la Red Mundial Bone Marrow Donors Worldwide.

Las células progenitoras hematopoyéticas son las encargadas de producir los componentes de la sangre. Son células madres, es decir células inmaduras que tienen la capacidad de dividirse y diferenciarse para dar origen a todos los tipos celulares maduros presentes en la sangre: glóbulos rojos, que transportan el oxígeno a los tejidos; glóbulos blancos, que combaten las infecciones en el organismo y se ocupan de la vigilancia inmunológica; y plaquetas, que participan del proceso de coagulación de la sangre.

Cómo es el procedimiento para donar

La referente del Centro de Captación de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) del Servicio de Hemoterapia del hospital San Martín de Paraná, Gabriela Jacobo, explicó en torno al proceso para incorporarse como donante: "Es un registro y como las condiciones para donar sangre son muy similares a las que se les piden al donante de médula, nos encargamos de toda la promoción y la extracción de las muestras”.

En efecto, los perfiles de donantes solo difieren en la edad: mientras que el donante de médula ósea debe tener de 18 a 55 años; el donante de sangre puede serlo desde los 17 hasta los 65 años. El resto de las condiciones que se piden son las mismas: toda persona en buen estado de salud y más de 50 kilos puede ser donante de células. No debe poseer antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiosas y tiene que estar en condiciones de donar sangre.

En cuanto a la toma de la muestra, el dador da el consentimiento informado y se le toma una pequeña muestra de la unidad de sangre para el análisis de su código genético.

La especialista indicó el paso a paso: “Cuando el donante de sangre llega al servicio, en la admisión le consultan si quiere anotarse en el registro de donantes de médula ósea y en el caso de que acceda se le brinda un formulario aparte del de donación de sangre. En la entrevista se le explica cómo sería el procedimiento en el caso de que en alguna búsqueda futura llegue a salir compatible como donante de médula”. Luego se realiza la extracción de una unidad de sangre (450 cc). “Si una persona manifestó su voluntad de formar parte del registro, en vez de sacar dos tubos de 5cc para estudiar la sangre, se retira un tercero (también de 5cc) para realizar el análisis de su código genético, cuyos datos se ingresan a la base informatizada del registro”.

Si bien es un proceso simple, de los casi 50 donantes que ingresan al Servicio de Hemoterapia del hospital San Martín a diario, solo tres expresan su conformidad de integrarse al registro de donantes de médula.

Las células progenitoras hematopoyéticas sólo se donan si hay alguien que lo necesite y que sea un 100 por ciento compatible con el código genético del donante. “La gente tiene la idea de que acude y dona médula cuando se saca sangre”, señaló Jacobo, por lo que también es importante explicarle los pasos que deberá seguir si una búsqueda arroja que es compatible con un receptor. En ese sentido, indicó que al arrojar resultados positivos con un posible receptor se cita nuevamente al donante y se le extrae una nueva muestra con la cual se confirman todos los estudios serológicos. Luego se le aplica una serie de vacunas para estimular que la médula produzca mayor cantidad de células hematopoyéticas para poder recolectarlas mediante aféresis. Finalmente las células extraídas son enviadas al lugar donde se encuentra el paciente y se realiza el trasplante.

Para ser donante de médula ósea, los interesados pueden dirigirse a cualquiera de los centros captadores de donantes donde se les realizará la extracción de una unidad de sangre. En la provincia están ubicados en Gualeguaychú (Banco Único de Sangre); Concepción del Uruguay (Hospital Justo José de Urquiza); Concordia (Hospital Delicia Concepción Masvernat); Villaguay (Hospital Santa Rosa) y Paraná (hospitales San Roque y San Martín).

Asimismo, se ha capacitado al personal de aquellos lugares donde se realizan habitualmente colectas de sangre (denominadas postas fijas) para que también realicen la extracción para futuros donantes o registro. Actualmente hay postas en Rosario del Tala, Ramírez, Nogoyá, La Paz y Colón.

(Prensa Ministerio de Salud)