Milei y Caputo devaluaron el 100 por ciento: una medida que pega de lleno en los trabajadores

 

La devaluación inicial de la gestión de Javier Milei será del 100%. A partir de este miércoles, el tipo de cambio oficial establecido por el comunicado oficial del BCRA será de 800 pesos.

Los grandes formadores de precios ya habían adelantado el envío de nuevas listas de precios con aumentos equivalentes a la devaluación.

Sin embargo, se espera una nueva ola de alzas en alimentos y otros bienes de consumo. Además, el mercado especula con un tipo de cambio de importación (800 pesos más el aumento del Impuesto País) cercano a los 940 pesos. También impactará en precios. 

El anuncio devaluatorio contiene un guiño especial al sector agrícola exportador: las grandes empresas cerealeras tienen en sus silos aproximadamente 4 mil millones de dólares para vender. Con la devaluación, no sólo se incrementará su rentabilidad por la venta de materias primas, también obtendrán mayores ganancias por el incremento de productos farináceos o carnes, que requieren trigo y maíz para su producción.

El ministro de Economía, Luis Caputo, también les prometió la eliminación de las retenciones, cuando termine la emergencia. No puso fecha. El principio Fuerte devaluación estaba escrita en el manual de Milei.

“Sincerar el valor de la moneda norteamericana”, argumentaron desde La Libertad Avanza. El jueves de la semana pasada, último día hábil del extinto Frente de Todos, el peso se había devaluado un 6%, al pasar de 365 a 400 pesos, medida validada por las autoridades del BCRA (salientes y entrantes). Antes del anuncio de Caputo, los bancos privados ya había comenzado a ofrecer operaciones a 700 pesos por dólar.

¿Información privilegiada o una forma de presionar? Finalmente se anunció un tipo de cambio oficial de 800 pesos.

La devaluación del 100% será la base. O el comienzo de una carrera. Lo que pueda pasar en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) es una incertidumbre. ¿De dónde saldrán las divisas para la apertura importadora también anunciada por Caputo? ¿Y qué pasará con las cotizaciones de contado con liquidación y el MEP? El Contado con Liquidación (CCL) cerró el martes en torno a los 1.030 pesos, con un alza del 3,5%. La apuesta por la dolarización no se detendrá; tal vez suceda lo contrario.

Considerando que el horizonte de inflación descrito por Caputo sería del 300%, ¿se detendrá la corrida de las grandes corporaciones que pueden dolarizarse y escapar de divisas a través de esta operación de bonos? Ganadores Los exportadores de cereales ya disfrutaban de un tipo de cambio diferencial, que les permitía liquidar hasta el 50% de sus ventas a través de la CCL.

La transferencia de recursos en pesos –que no es más que una emisión monetaria– será fenomenal. Celebraron en la Sociedad Rural Argentina.

Con esta devaluación, los precios de los alimentos también aumentarán. Las futuras exportaciones de trigo ejercerán presión sobre el mercado interno.

Con la eliminación del Trust que intentaba moderar el valor internacional del trigo y la harina, el precio del pan será más internacional que nunca. Este movimiento de precios fue confirmado por Diana Mondino, economista y canciller del nuevo gobierno, quien afirmó que es "lógico" que el costo de los alimentos aumente cuando aumenta el tipo de cambio de exportación.

¿Comer será un privilegio? El objetivo del lobby agroexportador, que también incluye a los grandes frigoríficos, es que cada vez haya menos consumo interno y que la mayor parte de la producción primaria se exporte. La megainflación será inevitable, afirmó Caputo. Quizás ese sea el plan subyacente de La Libertad Avanza.

Festival de importaciones: el Gobierno habilitará a todos, sin aprobación previa

“Nos habíamos acostumbrado a comer pan en las comidas”, se podría parafrasear como dijo en pleno macrismo Javier González.

Finalmente, el sector agroexportador escuchó el mantra que más los seduce. El ministro les prometió -una vez superada la emergencia- la eliminación de (todos) los derechos de exportación. De esta forma, el Estado abandonaría la única herramienta que permite desvincular el impacto de los precios internacionales de las materias primas sobre los alimentos.

Share
powered by social2s